top of page

Fases de la adopción y etapas en niños adoptados


La adaptación de estos niños/as tiene ritmos muy diferentes según sus historias. Se puede estructurar en varios periodos.


Periodo de luna de miel: Todo va con normalidad el menor se muestra agradable y receptivo y la familia se muestra condescendiente.


Periodo de Desestabilización: Hay un empeoramiento del comportamiento. El menor reacciona de manera negativa a las normas y limites que la familia establece. Es la manera de poner a prueba a la familia y comprobar que le quieren incondicionalmente y que no le van a abandonar. A medida que establece confianza puede surgir problemas del pasado y hacer que se empeore la situación. Este tipo de comportamiento no es negativo sino que significa que esa es su forma de pedir ayuda y son señales positivas para observar progresos, adaptación en la relación familiar.


Adaptación: La familia va teniendo una visión mas apropiada sobre las expectativas y el niño va aceptando su pasado. Durante este proceso es importante que el menor tenga relación o conocimientos sobre su familia biológica. Sera muy necesario para que pueda aceptar y fortalecer la relaciones con sus padres adoptivos. En situaciones de acogimiento o adopciones abiertas existe la relación con las familias biológicas, siendo diferentes dependiendo de la situación familiar.





Durante este proceso pueden presentar conductas más infantiles no propias a su edad evolutiva, que no fueron atendidas de manera adecuada en su infancia y que permiten subsanar sus carencias. Esto les permitirá establecer relaciones mas solidas y estables con sus figuras de apego y aceptar su historia tanto personal como familiar.

En el sistema educativo es importante que se tenga en cuenta que los niños adoptados necesitan un periodo de adaptación por todos los cambios que han vivido. Desde la propia escolarización, el idioma, costumbres nuevas algo que resulta complicado ya que no tiene porque actuar de la misma manera que sus compañeros.


Puede que aprendan con rapidez el idioma, pero a veces no es de manera completa y se les escapa la compresión de palabras, conceptos o frases determinadas provocando que se encuentren por detrás de sus compañeros, que en ocasiones estén desconectados. Esta dificultad tiene un nombre “déficit cognoscitivo acumulativo”. Es de vital importancia que se tenga en cuenta en los centros escolares, que estos niños pueden presentar dificultades en el aprendizaje y turbulencias emocionales a causa de lo vivido.


Se debe tener en cuenta que ante situaciones de trauma el hipocampo encargado de la memorización se ve afectado. Por lo pueden presentar problemas de memoria durante su rutina diaria.





Existe cierto riesgo sobre los niños que sufren experiencias mas adversas durante la niñez, provocando dificultades en su ajuste psicológico como en su salud mental además de un menor bienestar social y psicológico. Una variable de vital importancia es la resiliencia, capacidad de recuperarse de experiencias traumáticas, y de poder desarrollarse en contextos complejos. Además de poseer una buena autoestima hacen que se puedan afrontar síntomas psicopatológicos como la ansiedad, depresión, fobias, psicoticismo. Esto no quiere decir que no se tenga en cuenta la necesidad de apoyo terapéutico para potenciar recursos psicológicos positivos.


Esta etapa es muy importante ya que durante ella se va construyendo la identidad de cada uno y serán mas llamativas las vivencias del pasado. Se trata de un proceso complicado ya que en algunos casos a nivel madurativo no tiene un desarrollo cognitivo, moral y emocional acorde con su edad.


La adopción supone complicaciones, pero no quiere decir que sea un problema, si no una oportunidad para poder afrontar esas experiencias desagradables.


Después de nombrar cada uno de los apartados y cada una de las etapas en el proceso de adopción es esencial la integración del menor en su nuevo contexto familiar además de una serie de elementos: La colaboración, compresión, implicación, y tener claro el objetivo común que es el bienestar del niño o niña.


La familia adoptiva consolidará su identidad y permitirá establecer su sentido de pertenencia. Su familia adoptiva debe respetar y entender su historia pasada, respetando sus orígenes y su historia presente.

Esencial poder contar con un equipo de profesionales a nivel terapéutico tanto para el menor como para la familia. El apoyo de estos profesionales les dará un mayor bienestar a ambas partes y colaborará, apoyara, y orientará durante el tiempo que se considere necesario.


Comments


Posts recientes
bottom of page