top of page

Adolescentes y nuevas tecnologías, ¿cómo manejarlo?

El acceso a nuevas tecnologías por parte de los adolescentes es un tema que preocupa cada vez más a padres y educadores. Que hayan nacido en un momento en el que las nuevas tecnologías e internet están presentes en la escuela y en las casas desde su nacimiento, no implica que sepan utilizar correctamente estos dispositivos, que conozcan las potencialidades y desarrollos educativos que pueden usar, ni que sean conscientes de los riesgos a los que se exponen.


Las nuevas tecnologías y los móviles tienen un impacto significativo en la vida de los adolescentes, tanto positiva como negativamente. Algunos ejemplos son:


Conectividad social: Los adolescentes pueden mantenerse conectados con sus amigos y familiares de manera más fácil y rápida, lo cual puede fortalecer las relaciones sociales.

Acceso a información: Los dispositivos móviles les permiten acceder a una amplia gama de información, lo que puede ayudarles en su educación y en su desarrollo personal.

Entretenimiento: Los móviles ofrecen una variedad de opciones de entretenimiento, como juegos, música, videos y redes sociales, lo cual puede ser una fuente de diversión y relajación.

Distracciones en el aprendizaje: El acceso constante a dispositivos móviles puede distraer a los adolescentes durante el tiempo que tienen que dedicar al estudio o actividades escolares, lo que puede afectar su rendimiento académico.

Problemas de salud mental: El uso excesivo de dispositivos móviles puede contribuir a problemas de salud mental como la ansiedad, la depresión y la baja autoestima. El uso constante de las redes sociales también puede llevar a comparaciones negativas y sentimientos de exclusión.

Riesgos en línea: Los adolescentes pueden enfrentarse a riesgos en línea como el acoso, el acceso a contenido inapropiado y la exposición a personas malintencionadas.



Como se puede observar, los móviles y las nuevas tecnologías ofrecen una serie de beneficios y desafíos para los adolescentes, por lo que es importante fomentar un uso equilibrado y responsable de la tecnología, así como proporcionar apoyo y orientación para ayudarles a navegar de manera saludable. Por todo esto la supervisión del uso de dispositivos es importante, al inicio supone estar muy cerca para después mantener un control de lo esencial. Algunas recomendaciones por edades son:


Menores de 12 años

Deben ser acompañados, guiados y supervisados en el acceso a las nuevas tecnologías para facilitar un buen uso que favorezca su desarrollo así como para evitar los comportamientos de riesgo y el acceso a contenido nocivo para ellos.

Se recomienda que utilicen los dispositivos electrónicos para tiempo de ocio un máximo de una hora al día (pudiendo dividir el tiempo en dos periodos).


De 12 a 16 años

El nivel de acompañamiento y supervisión pasa por conocer las aplicaciones y redes sociales que usan así como enseñarles a hacer un uso responsable de ellas, educarles sobre ciberacoso y regular el uso de dispositivos en el dormitorio.

Se recomienda que utilicen los dispositivos electrónicos desde 90 minutos (de los 12 a los 14 años) hasta máximo 2 horas diarias (de los 14 a los 16 años).


A partir de los 16 años

El nivel de supervisión se irá disminuyendo progresivamente en la medida que los pasos anteriores se hayan realizado adecuadamente, podamos confiar en las habilidades de los menores y seamos sus referentes para la utilización de las nuevas tecnologías, así como para las dudas y problemas que les puedan surgir

No hay por qué establecer un tiempo límite, siempre y cuando el tiempo dedicado a las actividades de ocio con dispositivos (online o no) no sea superior al utilizado para actividades offline (quedar con amigos, pasar tiempo con la familia, leer, etc.).).



 


"CONTRATO MÓVIL" PARA ADOLESCENTES

La adolescencia es un periodo importante para el desarrollo del cerebro, siendo la corteza prefrontal la región que se desarrolla en último lugar, en concreto, entre los 25 y los 30 años. Es por esto que los adolescentes pueden mostrar un bajo funcionamiento ejecutivo. Algunas de las funciones implicadas con esta región son el control de la conducta, la atención, la personalidad, la memoria de trabajo y las funciones ejecutivas superiores.


Cuando los padres dan a sus hijos un móvil, tienen la responsabilidad de enseñarles cómo funciona, tenemos que ayudarles y acompañarles en su uso. Por eso os proponemos que hagáis un contrato con vuestro/a hijo/a, incluyendo algunas cláusulas, con el fin enseñarle a protegerse a sí mismo y a los demás. A continuación os mostramos algunos ejemplos, pero siempre pueden variar en función de las necesidades de cada uno y lo que cada progenitor crea conveniente:


1.     Si va a usar cualquier tipo de red social, esta debe ser autorizada por sus progenitores.

2.     Límite en el uso diario. Deben acordarse los momentos en los que se podrá usar el móvil (por ejemplo, después de hacer los deberes) y los momentos en los que no se podrá usar el móvil (por ejemplo, en horario escolar o en momentos en familia como la cena).

3.     Tiene que ser consciente, o que os pregunte, sobre mensajes que vengan de fuera que puedan ser dañinos, peligrosos o que escapen de su control.

4.     Dejar el móvil fuera de la habitación a la hora de ir a dormir. Las pantallas no ayudan a conciliar el sueño, por lo que es importante que no se usen con esta función.


Tienen que ser conscientes de que tener un móvil es ir asumiendo responsabilidades y es una muestra de confianza por parte de los padres. Toda duda o situación que  surja tienen que preguntarnos y tener esa confianza en vosotros.


Si crees que necesitas ayuda para gestionar la incorporación de las nuevas tecnologías con tus hijos e hijas, no dudes en ponerte en contacto con nosotras, estaremos encantadas de acompañarte.

Comments


Posts recientes
bottom of page